BANNER02.png

      Flexión en lentes esclerales: causas y soluciones

      (Este artículo fue traducido, adaptado e impreso con autorización del grupo de revistas de Jobson Publishing).

      Un paciente usuario de lentes esclerales presenta una ectasia corneal significativa y se cree que es por una gran cantidad de flexión ¿Qué método se puede emplear para identificar el problema con certeza y cómo se puede tratar o resolver?


      75785964_xl-2.jpg

      Según el especialista Edward S. Bennett, OD, decano asistente de servicios para estudiantes y relaciones de ex alumnos en la Facultad de Optometría de la Universidad de Missouri-St. Louis, la flexión con lentes esclerales no es inusual y se puede diagnosticar empleando queratometría o topografía mientras el paciente los está usando. 

      Por su parte, Stephanie L. Woo, OD, de la práctica de lente especial de Havasu Eye Center en Arizona, señala que hay varias formas de reducir o eliminar la flexión de los lentes, especialmente al aumentar el grosor del centro. “Este método funciona en algunos casos, pero el oxígeno de la córnea se reduce, advierte. A medida que veo más pacientes con flexión de la lente me he dado cuenta de que muchos necesitan una curva periférica tórica debido a la naturaleza tóxica de la esclerótica”. Señala que la mayoría de los pacientes usan un diseño tórico periférico, especialmente, en el caso de que se prescriban lentes más grandes de más de 15.5 mm de diámetro.

      Los expertos aseguran que el aumento del grosor del centro es una forma de aminorar la flexión de la lente, pero reduce la transmisión de oxígeno. La modificación del diseño mediante la adición de una curva periférica tórica puede ser una mejor opción. 

      Así mismo, Jason Jedlicka, OD, profesor asociado clínico y jefe del servicio de lentes de contacto de la córnea en la Universidad de Indiana, sugiere: “Cada vez que se reduce la agudeza visual en una lente escleral, se debe hacer una sobrerefracción esferocilíndrica para determinar si hay una corrección astigmática que no se haya resuelto. Si la hay, se puede determinar si el astigmatismo que se refracta se debe a la flexión de la lente en la superficie ocular, o si se generó por astigmatismo residual del ojo”. 

      El Dr. Jedlicka explica que cuando se realiza queratometría o topografía sobre la lente, los profesionales de la visión deben asegurarse de que el paciente no abra demasiado los ojos durante ninguna de las pruebas, ya que esto puede afectar las mediciones. Después del examen, “si hay una cantidad de toricidad medida que coincida con el astigmatismo en la sobrerefracción, entonces el problema es la flexión de la lente”, concluye. Esto coincide con la opinión del Dr. Woo, quien comenta que agregarle grosor a los lentes es una buena solución para arreglar los casos de baja flexión (es decir, 1D o menos).

      Sin embargo, para aquellos pacientes que presentan una mayor cantidad de flexión, los especialistas de la salud visual consideran agregar toricidad de la superficie posterior a la zona escleral de la lente para permitirle ajustar mejor el ojo y disminuir la presión a lo largo del meridiano de flexión. Si hay una flexión aún más importante, también se puede agregar la óptica frontal de la lente. El Dr. Jedlicka señala que algunos fabricantes de lentes pueden hacer los tres cambios simultáneamente, pero que los profesionales deben tener precaución al pedir que se agregue el tórico frontal, ya que la ubicación de esta función antes de las otras dos posibilidades puede conducir a una corrección excesiva. 

      Finalmente, el Dr. Jedlicka dice que, en este caso particular, si la flexura no es la causa del problema de la lente, la adición de un tórico frontal con o sin un háptico tórico posterior puede proporcionar estabilidad rotacional y sería la solución al problema.

      Posted on 14-mar-2018 16:55:39 by Joseph P. Shovlin, OD in Revista Digital

      Subscribe to Email Updates

      Recent Posts